viernes, abril 06, 2012

Jesús es Pan de Vida


Hace muchos años recibí esta nota por email y hoy la quiero compartir con ustedes...

¿POR QUÉ IR A LA IGLESIA? Un asiduo asistente a la iglesia le escribió al editor de un periódico quejándose que no tenía sentido ir a la iglesia todos los domingos. "He ido durante 30 años", escribía "y durante ese tiempo habré escuchado como 3,000 sermones. Pero juro por mi vida que no recuerdo ni uno sólo de ellos. Por eso pienso que estoy perdiendo mi tiempo, y los sacerdotes también dando sermones".

Así empezó una controversia en la columna de 'Cartas al Editor', para deleite del mismo editor. La misma que continuó por varias semanas hasta que alguien escribió lo siguiente: "Ya llevo casado 30 años. Durante todo ese tiempo mi esposa debe haber preparado 32,000 comidas, y juro por mi vida que no me acuerdo de ni un solo menú. Pero sí sé esto: 'Todas me alimentaron y me dieron la fuerza que necesitaba para hacer mi trabajo. Si mi esposa no me las hubiera preparado, estaría físicamente muerto el día de hoy. ¡De la misma manera, si no hubiese ido a la iglesia para alimentarme, estaría espiritualmente muerto en la actualidad!".

Cuando estás desorientado y sin saber qué hacer: ¡Dios tiene algo para ti! -La Fe ve lo invisible, cree lo increíble y recibe lo imposible...
¡Gracias a Dios por nuestro alimento material y espiritual!

"Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás. " ~Juan 6:35



Créditos:
Mensaje autor desconocido. Me llegó por e-mail
Imagen de "Jesús el Banquete Celeste" tomada de
www.horizonteensenada.blogspot.com
Video de la canción Pan de Vida canción incluida en el DVD Unplugged de Jesús Adrián Romero 2000

~Zuky 2012

lunes, agosto 01, 2011

Enfrente a sus gigantes / Facing the Giants

Anoche vimos "Facing the Giants" (Enfrente a sus gigantes), después de mucho tiempo en agenda. Y me arrepiento de no haberla visto antes. No se porqué la pospuse tanto... aunque sí entiendo porque la pospuse tanto. El enemigo siempre nos distrae de lo que verdaderamente nos traerá bendición. Aunque, las cosas ocurren en el tiempo de Dios.

Les invito a que la vean y lo hagan en familia. Es drama, pero tiene comedia, es entretenida, bien hecha y con muchas bendiciones. Nada que envidiarle a las grandes y multimillonarias producciones Hollywoodenses. Es basada en una historia real y actuada por estudiantes, maestros, y personas de la vida real (que pertenecían a la verdadera escuela de la historia) ...hasta la esposa el coach, es la verdadera esposa del coach de la escuela. Para que vean que cuando se hace algo para Dios, no hacen falta gran preparación profesional: Dios capacita al que quiere trabajar para Él.

Una de mis partes favoritas -y que me llegó bien adentro, a nivel de ministrarme- es la parte que el "Coach" habla con el Sr. Bridges. El Sr. Bridges, es este señor cristiano que siempre estaba en la escuela orando por los estudiantes. Y estos tienen una conversación (de la que no quiero abundar mucho para no darles detalles de la película) y el Sr. Bridges cuenta esta metáfora:

"Mr. Bridges: Grant, I heard a story about two farmers who desperately needed rain. And both of them prayed for rain, but only one of them when out and prepared his fields to receive it. Which one do you think trusted God to send the rain? Which one are you? God will send the rain when he’s ready. You need to prepare your field to receive it."


Traducción: "Grant, escuché una historia acerca de dos agricultores que necesitaban desesperadamente la lluvia, y ambos oraron por la lluvia, pero sólo uno de ellos fue afuera y preparó sus campos para recibirla. ¿Cuál cree usted que confiaba en que Dios enviaría la lluvia? ¿Cuál eres tú? Dios enviará la lluvia cuando esté listo. Es necesario preparar el campo para recibirlo."
¡Gloria a Dios!

Aquí el corto de la película:


La película, así como la historia de David y Goliat (1 Samuel 17), nos enseña -entre muchas cosas- que tenemos que poner toda nuestra confianza en Dios ante nuestros problemas y situaciones. Confiemos en Él plenamente, alabándolo en todo momento (en las buenas y en las malas) para que Él se glorifique a través de nuestras situaciones. :) Y no tener miedo porque confiamos en Él.

Si esta película les gusta mucho y se quedan sedientos vean "Fireproof". Está dirigida a matrimonios pero aplica en muchas áreas de nuestra vida... especialmente en la familia.
Es igual de dramáticam, cómica, entretenida, bien hecha y con muchas bendiciones que "Facing the Giants". Es de los mismos productores y varios actores se repiten.

jueves, julio 07, 2011

Para motivarme, pompearme o no rajarme...

¡Voy a estar escribiendo mi progreso en mi post!

¿De qué? Pues de mis logros en mi plan de bajar de peso. Quiero ir poco a poco pero con sacrificio. Se que podría entrar a un programa de pérdida de peso que te ayudan a rebajar rápido, pero que después las adquieres más rápido de lo que Maripily se tarda en meter las patas en una entrevista.

Quiero hacer cambios que duren de por vida. En la alimentación, estilo de vida y actividad física. Esta semana empecé a hacer ejercicios. Ya que no importa todos los sacrificios alimentarios que haga, si no hago ejercicios no llego a ningún lado. Es curioso que cuando hago dietas bien extremas mi esposo rebaja y yo no. Aunque yo no me alimento mal del todo, tal vez hacer unos cuantos ajustes y ceder menos al deseo de comer algo dulce después de las comidas... este... esto último... debería borrarlo. Es que ahora no quiero que me vean en la calle y me digan "¿Y la dieta?". No hay cosa que desmotive más, que quererte dar un gustazo después de mucho sacrificio entonces que alguien te vea -bien metiche- y te diga "¡Para la dieta! ¿Ahh?". FYI: no será dieta, es comer saludable como siempre...

Como muchos saben me gusta la actividad física pero odio las máquinas de ejercicios y caminar en la pista. Para mí eso es una tortura china porque son lo más aburrido que hay. Yo no se como hay gente que puede dar 20 vueltas a una pista y todavía sonreír. Cada vuelta para mí es como un latigazo de aburrimiento: "¡Sácame de esta machina!". Y las máquinas son iguales. Como único he podido hacerlas por mucho tiempo es leyendo un libro o una revista. De todas formas, la rutina me dura una letanía porque estoy mirando el reloj cada minuto. Parezco niño: "¿Ya llegamos? ¡No! ¿Ya llegamos? ¡No! ¿Ya llegamos? ¡Noooo!". Hasta que llega un momento en que empiezo a hacer análisis mentales del tiempo que pasó, el que puedo compensar cuando camino al carro: "Si me salgo 5 minutos antes, voy a buscar el bulto, luego al baño, camino hasta el carro..." Y las 20 otras "actividades" que haré y por las que no son necesario estar la hora completa.

El ejercicio que me encanta, que disfruto y que puedo hacer por horas son los aeróbicos. Por eso es que desde diciembre me había comprado los juegos de Wii: "Just Dance 2" y "Zumba". Quiero sacar un momento cada noche para jugar/bailar/mover el bote un ratito. Lo necesito. Lo quiero hacer de 3 a 4 días de la semana. Cuando conocí a mi esposo, solía ir al gimnasio y estaba en forma. Pero entre matrimonio, trabajo a tiempo completo, maternidad/hijos, responsabilidades no tengo tiempo para ir al gimnasio. Hace dos años me volví a matricular en el que solía ir y lo cerraron. "¡Qué suerte!" *sarcasmo*.

Así que de ahora en adelante estaré compartiendo lo que haga. Como a mí me gusta ser de palabra y acción. Pues cuando escriba en el status que voy a hacer ejercicios, me voy a ver comprometida a hacer ejercicios porque ya dije que lo iba a hacer. ¿A quién le hace falta un grupo de apoyo cuando tengo mas de 750 amigos en Facebook y más de 140 seguidores en Twitter? Para algo me van a servir.

De todas formas, desconozco si me están leyendo. Si es así agradecería los comentarios (o por lo menos un "Like" a los de Facebook). Y el que quiera ir a casa a competir conmigo en el "Just Dance 2!" es bienvenido, todavía no he conocido la criatura que me gane jugando en este juego. Estoy gordita, pero como dicen en el barrio "¡Le meto!".

Para empezar: hoy hice 40 minutos en el "Just Dance 2!". Llegué a la meta de 2,000 en el modo "Just Sweat". Fueron como 7 canciones. Y no me tomé mi café de la tarde...

¡Dios los bendiga!

El cuerpo grita... lo que la boca calla


Me llegó este mensaje por e-mail y lo quiero compartir. Analicemos nuestros achaques para saber qué es lo que callamos y guardamos dentro de nosotros. Según el mensaje, esta es una reflexión de Nelson Torres, Doctor en Psiquiatría (UCV) y experto Psico-Neuro-Inmunolingüistica PNIL en Venezuela.
¡Bonito Día! ~Zuky


El cuerpo grita... lo que la boca calla

"La enfermedad es un conflicto entre la personalidad y el alma". Bach.

Muchas veces...
El resfrío "chorrea"
cuando el cuerpo no llora.
El dolor de garganta "tapona" cuando
no es posible comunicar las aflicciones.
El estómago arde cuando las rabias no consiguen salir.
La diabetes invade cuando la soledad duele.
El cuerpo engorda cuando la
insatisfacción aprieta.
El dolor de cabeza deprime cuando las dudas aumentan.
El corazón afloja cuando el sentido de la vida parece terminar.
La alergia aparece cuando el
perfeccionismo está intolerable.
Las uñas se quiebran cuando las defensas
están amenazadas.
El pecho aprieta cuando el orgullo esclaviza.

Tus articulaciones duelen cuando las tristezas te tensionan y contracturan.

La presión sube cuando el miedo aprisiona.
Las neurosis paralizan cuando el niño interior tiraniza.
La fiebre calienta cuando las defensas explotan las fronter
as de la inmunidad.
Las rodillas duelen cuando tu orgullo no se doblega.
El cáncer aparece cuando tus amarguras
te superan".
¿Y tus dolores callados? ¿Cómo
hablan en tu cuerpo?

La Enfermedad no es
mala, te avisa que te estás equivocando de camino.

Me parece bonito compartir este mensaje:

El camino a la felicidad no es recto. Existen curvas llamadas EQUIVOCACIONES, existen semáforos llamados AMIGOS, luces de precaución llamadas FAMILIA, y todo se logra si tienes: Una llanta de repuesto llamada DECISIÓN, un potente motor llamado AMOR, un buen seguro llamado FE, abundante combustible llamado PACIENCIA, pero sobre todo un experto conductor llamado DIOS.


"Pero en la angustia invocaron al Señor, y él los libró de sus tribulaciones: cambió el huracán en una brisa suave y se aplacaron las olas del mar; entonces se alegraron de aquella calma, y el Señor los condujo al puerto deseado." Salmos 107: 28-30

martes, julio 05, 2011

¡Alégrate!


“Estad siempre alegres en el Señor, os lo repito estad alegres”. ( Filipenses 4: 4)

Muchos empezamos a laborar luego de un fin de semana largo. Y habemos algunos con desánimo y tristeza, otros con resignación. Pues que ese regreso a laborar no los desanime. Piensen en lo que disfrutaron, en las futuras oportunidades para pasarla bien, en los que no tienen trabajo y en los que no tuvieron fin de semana (porque trabajan siempre).
Alégresen y busquen la felicidad porque es cuestión de actitud. Si no rodéate de personas alegres porque la alegría es contagiosa. Y transmitan la alegría ya que a veces no nos damos cuenta como nuestra alegría afecta a los demás positivamente. Como decía Gandhi "Seamos el cambio que queremos ver en el mundo".
Un buen ejercicio es contar bendiciones, una buena oración a Dios para que nos acompañe siempre y no deje que el enemigo nos susurre las razones para estar tristes. Gustosamente Dios lo hará... así nos lo promete, solo debemos creerle a Él.
Como dice mi pastora "¡Hay esperanza!"
¡Bonita semana y que Dios los bendiga! Zuky

viernes, noviembre 05, 2010

Comiendo Rezando Amando...


Comencé a leer el libro "Come Reza Ama" de Elizabeth Gilbert. Y -aunque el libro podría ser controvertible o no aceptado para muchos cristianos- hace una descripción exacta de lo que sentimos al orar. Esto es lo que yo les explico a mis amigos que Dios no se explica... se siente. Curiosamente Gilbert lo supo describir. El capítulo 4 (o abalorio #4):
"Obviamente, he tenido tiempo de sobra para formular mis opiniones sobre la divinidad desde aquella noche en que, tirada en el suelo del cuarto de baño, hablé directamente con Dios por primera vez. Aunque en aquella sombría crisis de noviembre lo que pretendía no era forjarme una doctrina teológica. Lo único que quería era salvar la vida. Por fin había caído en la cuenta de que mi desesperación era tan profunda que mi vida estaba en peligro y de pronto pensé que, en semejantes circunstancias, la gente a veces pide ayuda a Dios. Si mal no recuerdo, lo había leído en algún libro.
Lo que le dije a Dios entre sollozo y sollozo fue más o menos esto: «Hola, Dios. ¿Qué tal? Soy Liz. Encantada de conocerte». Pues sí. Estaba hablando con el creador del universo como si acabaran de presentarnos en un cóctel. Pero en esta vida usamos lo que conocemos y ésas son las palabras que siempre empleo al comienzo de una amistad. De hecho, tuve que contenerme para no decirle:

—Siempre he sido una gran admiradora de tu obra...

—Siento molestarte a estas horas de la noche —continué—. Pero tengo un problema serio. Y me disculpo por no haberme dirigido a ti directamente hasta ahora, aunque sí espero haber sabido agradecerte debidamente las muchas bendiciones que me has concedido en esta vida.

Esta idea me hizo llorar aún más. Dios me había esperado pacientemente.
Logré tranquilizarme lo suficiente como para seguir hablándole:

—No soy experta en rezar, como ya sabrás. Pero, por favor, ¿puedes ayudarme? Necesito ayuda desesperadamente. No sé qué hacer. Necesito una respuesta.

Me recuerdo suplicando como quien pide que le salven la vida. Y no había manera de dejar de llorar.

Hasta que... así, de repente... se acabó.
De repente, de un momento para otro, me di cuenta de que ya no estaba llorando. De hecho, había dejado de llorar en mitad de un sollozo. Me había quedado totalmente vacía de sufrimiento, como si me lo hubieran aspirado.
Levanté la frente del suelo y me quedé ahí sentada, sorprendida y casi esperando encontrarme ante el Gran Ser que se había llevado mis lágrimas. Pero no había nadie. Estaba yo sola. Aunque no estaba sola del todo. Me rodeaba algo que sólo puedo describir como una bolsa de silencio, un silencio tan extraordinario que no me atrevía a soltar aire por la boca, no fuera a asustarlo. Estaba completamente invadida por la quietud. Creo que en mi vida había sentido semejante quietud.

Entonces oí una voz. Por favor, que nadie se asuste. No era una voz hueca como la de Charlton Heston haciendo de personaje sacado del Antiguo Testamento, ni una voz de esas que te dicen que te hagas un campo de béisbol en el jardín. Era mi propia voz, ni más ni menos, hablándome desde dentro. Pero era una versión de mi propia voz que yo no había oído nunca. Era mi voz, pero absolutamente sabia, tranquila y compasiva. Era como sonaría mi voz si yo hubiera logrado experimentar el amor y la seguridad alguna vez en mi vida. ¿Cómo podría describir el tono cariñoso de aquella voz que me dio la respuesta que sellaría para siempre mi fe en la divinidad?

La voz dijo: Vuélvete a la cama, Liz.

Solté aire.

De pronto vi con una claridad meridiana que eso era lo único que podía hacer. Ninguna otra respuesta me habría valido. No me habría podido fiar de una voz atronadora que me dijese: ¡Tienes que divorciarte de tu marido! o ¡No puedes divorciarte de tu marido! Eso no tiene nada que ver con la sabiduría verdadera. La auténtica sabiduría te da una única respuesta posible para cada situación y, aquella noche, volver a meterse en la cama era la única respuesta posible. Vuelve a meterte en la cama, porque te quiero. Vuelve a meterte en la cama, porque de momento lo que tienes que hacer es descansar y cuidarte hasta que des con una solución. Vuelve
a meterte en la cama para que, cuando llegue la tempestad, tengas fuerzas para enfrentarte a ella. Y la tempestad llegará, querida. Muy pronto. Pero esta noche no.
Por tanto: Vuélvete a la cama, Liz.

Por una parte, este pequeño incidente tenía todos los visos de la típica experiencia de conversión cristiana: la soledad de las tinieblas del alma, la petición de ayuda, la voz que responde, la sensación de transformación. Pero, en mi caso, no puedo decir que aquello fuese una conversión religiosa, al menos en el sentido tradicional de renacer o salvarse.
Lo que sucedió aquella noche lo considero más bien el comienzo de una conversación religiosa. Las primeras palabras de un diálogo abierto y exploratorio que acabarían, en última instancia, acercándome enormemente a Dios."

lunes, abril 12, 2010

Relato de velar la güirita anunciada

Conversación celufónica de Calembo y su esposa, la más bonita de todas las bonitas... Zuky

Calembo: -Mi Amóii. No he almorzado.
Zuky: -Diito, ya es tarde.
Calembo:-Intenté sacar un refresco de una máquina pero la máquina me devolvía el peso para atrás. No le gusta los chavos de los pobres.
Zuky:-Diache
Calembo:-Después me fui a buscar un carrito de Hot dog, pero ya no está. ¡Juro que vi un carrito de Hotdog! (el hambre lo tenía alucinando)
Zuky:-¡Qué mal!
Calembo:-Entoooonces (aquí viene lo interesante) Me fui para el puesto a comprar el refresco. Pensé en comprar Coca-Cola porque, como no había tomado café, necesitaba cafeína.
Zuky:-¡Ajá...!
Calembo:-Peroooo, de camino al puesto ¿Sabes que encontré?
Zuky:-Hummm! (haciendo sin éxito un mapa mental del pueblo) ¿Qué encontraste?
Calembo:-Este... la Funeraria XX (dato oculto para que pueda dar otra güirita en el futuro)
Zuky:-¿Que qué? (riendo, sabiendo que lo que voy a escuchar va a ser una Calembada)
Calembo:-Pues sí...
Zuky:-No
Calembo:-Entré y no tenían café...
Zuky:-Nooooo (riendo)
Calembo:-Pues le di a la maquinita para sacar un chocolate.
Zuky:-Estás brutal. No me digas que hasta te comiste un biscochito.
Calembo:-En lo que salía el chocolate (e ignorando la pregunta que yo acababa de hacer) me empecé a comer unos quesos de papa con jamón que estaban allí.
Zuky:-JAJAJAJAJAJAJA
Calembo:-Y cuando terminó el chocolate. Lo cogí y agarré un biscochito también.
Zuky:-¡Imaginé lo del biscochito! JAJAJAJAJA Estás brutal, no perdonas.

Este ha sido un capítulo del Calembo (mi esposo).
Cualquier parecido de la caricatura con la realidad, es puuuura coincidencia.

miércoles, marzo 03, 2010